1.6.08

El éxito de una freza de bettas I

Seguramente ya habrán leído muchas maneras de reproducir a los bettas, ahora empezaré una serie de capítulos para que puedan tener una exitosa freza una vez ya nacidos. Una vez que los alevines nadan libremente viene el verdadero trabajo. Cuidar alevines es como cuidar a bebés ¡cientos de bebés! El agua debe estar limpia, la comida debe existir en cantidad suficiente por lo menos tres veces al día y debes vigilar muy de cerca cualquier brote de enfermedades.

Capítulo I – El agua

Agua limpia. Esta parte siempre se menciona pero de verdad es absolutamente necesaria una buena calidad de agua. El agua contaminada o en malas condiciones trae siempre como consecuencia un atrofiamiento en el crecimiento, y además, es la causante de las enfermedades y por supuesto la muerte de los alevines. Otro aspecto importante es el ciclado de los tanques de cría, cuando éstos no han sido lo suficientemente ciclados, la dureza de la bacteria es cien veces más que los pequeños alevines. Teniendo como consecuencia alevines más propensos a colonias bacterianas, nitratos punta, y un exceso de amonio. Adicionalmente, las excretas de los tanques de cría contienen hormonas que sirven para frenar el crecimiento de los alevines, un mecanismo natural para asegurar la supervivencia de los más aptos. Los cambios de agua frecuentes, combaten estos problemas.

Algunos dicen que introducir agua nueva demasiado temprano, tiene efectos negativos en la puesta. Los de la vieja escuela generalmente esperan hasta que los alevines cumplan 2 semanas (algunos hasta un mes) para agregar agua nueva. Otros agregan agua nueva del acuario viejo, sin efectos perjudiciales. Yo, personalmente agrego la primer semana agua nueva del acuario comunitario la primer y segunda semana. Pero antes de que cumplan la tercer semana reemplazo con agua nueva con las mismas características que la del acuario de cría (pH, temperatura, etc)

Para cambiarla uso un sifón con un tubo (macarrón) de plástico y un popote (pajita) insertado en el mismo para remover los detritus del fondo del acuario de cría. Hay que tener mucho cuidado de no absorber accidentalmente a los alevines. Personalmente, el agua que he sifoneado la dejo aparte en un lugar transparente que repose un par de días para comprobar posteriormente que no se haya ido ningún alevín, esto debe ser cuando haya mucha, mucha luz sobre un fondo blanco. Suelo sorprenderme con un par de ojos negros, para sacarlos uso una pequeña cuchara, una jeringuilla sin aguja, un gotero o una red de artemia, antes de poner la cría nuevamente en el acuario de cría la pongo en la misma agua donde estaba hace unos instante y la voy aclimatando al acuario de cría nuevamente. Es importante que tengas en cuenta este paso, porque si no lo haces correctamente puede sufrir el alevín algún desperfecto interno. Hay que tener mucho cuidado al extraerlos, sobre todo las 2 primeras semanas pues son tan pequeños que fácilmente podemos succionarlos y dañarlos sin querer.

A continuación reemplazo el agua del acuario de cría con agua nueva, yo me valgo de un cubalitro y un macarrón para meterla poco a poco, sin revolver apenas el agua. Esto lo hago cada dos días durante las primeras 2 semanas, a partir de la 2 semana los cambios son diarios y voy subiendo el nivel de agua paulatinamente, de manera que al llegar la tercer semana, no tengan ningún cambio de agua, para no interferir con su cambio en el aparato laberíntico. Una vez pasada esa etapa crítica, efectúo un cambio cuidadoso del 30 al 50% del agua a diario y empiezo a darles alimento vivo más grande. Esta rutina mantiene una buena calidad de agua y observo un rápido crecimiento en mis bettas.

A partir de la séptima semana puedes decidir si separarlos en barricas pequeñas o dejarlos juntos, ten en cuenta que al separarlos y con cambios de agua cada dos días al 70% comenzarán a crecer más rápido; caso contrario, si no los separas. Yo opto por la la primera opción, así que una vez que lleguen a cumplir 10 semanas, los paso a recipientes más grandes y hago cambios al 100% dos o tres veces por semana, depende de mi tiempo jejeje. Hacia la onceava o doceava semana es posible en muchos casos sexarlos, dependiendo de la temperatura, el agua y la alimentación. Las hembras son pasadas a un acuario comunitario para que crezcan rápido junto con algún par de machos si se muestran pacíficos, el resto los mantengo en barricas con cambios constantes de agua y entonces empiezo a seleccionar cuales me quedaré, cuáles regalaré y cuáles serán vendidos. Elijo a mis favoritos y pasan a una mansión jejeje o al menos eso intento.

Nota.- Para preparar el agua y que esté libre de hongos, suelo echar como preventivo una cucharada de sal por cada 5 litros de agua; infusión de hoja de almendro indio (Terminalia catappa) para controlar el pH especialmente e infusión de manzanilla, ésta última para ayudar en la digestión del alimento difícil y resfriaditos jejeje.

Continuará...

Buscar en este blog

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Recibe actualizaciones

Entradas populares

Visitas última semana